jueves, 16 de marzo de 2017

El glaucoma precisa biomarcadores de diagnóstico precoz - DiarioMedico.com

El glaucoma precisa biomarcadores de diagnóstico precoz - DiarioMedico.com



PODRÍA EVITAR MÁS CASOS DE CEGUERA

El glaucoma precisa biomarcadores de diagnóstico precoz

El desarrollo de biomarcadores para detectar precozmente el glaucoma, así como de genes que entrañan riesgo son dos de las necesidades prioritarias para reducir los casos de ceguera, según se está indicando en la en la Semana Mundial del Glaucoma que se celebra hasta el próximo día 18 de marzo.
Redacción. Madrid   |  15/03/2017 13:10
 
 

Luis Fernández-Vega
Luis Fernández-Vega, director del Instituto de Oftalmología Fernández-Vega, en Oviedo. (DM)
En España cerca de un millón de personas padece glaucoma, primera causa de ceguera prevenible e irreversible en todo el mundo. Se calcula que en el año 2020, los diagnósticos alcanzarán los 76 millones de afectados, teniendo en cuenta que se trata de una patología degenerativa. Un 30 por ciento de los diagnósticos empeoran, y en algunos casos, terminan en ceguera, porque el paciente no sigue correctamente el tratamiento. Un hecho que afecta a más de 150.000 españoles, según datos de la Asociación del Glaucoma para Afectados y Familiares (AGAF) que se están dando a conocer en la Semana Mundial del Glaucoma que se celebra hasta el próximo día 18 de marzo, y que justifica la importancia de realizarse revisiones periódicas, por lo menos una vez al año a partir de los 45 años para detectar el glaucoma más frecuente.
La mitad no están diagnosticados 
En España se calcula que alrededor de un millón de personas sufre glaucoma pero aproximadamente la mitad de ellos no saben que lo padecen, un dato muy preocupante para esta asociación. 
La alta incidencia del glaucoma entre la población occidental contrasta con la falta de conciencia social y con el hecho de que "más del 50 por ciento de los pacientes que sufren glaucoma en España no está diagnosticado, según Luis Fernández-Vega, director médico del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega, en Oviedo, quien hace hincapié en la importancia del diagnóstico para evitar la ceguera.
"El desarrollo de la enfermedad se puede ralentizar si se logra detectar a tiempo. Por eso es tan importante realizarse las revisiones y contar con la última tecnología en diagnóstico y tratamiento". La falta de diagnóstico se debe, tal y como explica Pedro Pablo Rodríguez Calvo, especialista en glaucoma en el Instituto Oftalmológico Fernández-Vega, a la falta de síntomas de la enfermedad: "Se trata de una enfermedad silenciosa. Los pacientes pueden ir perdiendo el campo visual progresivamente sin darse cuenta".
Dobles vías de trabajo 
El equipo del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega, que celebrará la Semana Mundial del Glaucoma con una conferencia sobre los avances científicos en colaboración con la ONCE, considera, por tanto, que la búsqueda de biomarcadores de detección precoz es esencial para la enfermedad, tanto que la Unidad de Enfermedades Neurodegenerativas de la Fundación de Investigación del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega trabaja en la búsqueda de biomarcadores proteicos y en el estudio de los genes de riesgo asociados.
"Su mayor conocimiento definirá mejor los riesgos individuales de desarrollar la enfermedad, así como a establecer una terapia personalizada más efectiva e incluso, en los casos de glaucoma de tipo congénito, esta terapia podría mejorar la capacidad visual, mediante el reemplazo o bloqueo de genes implicados", según Héctor González, investigador principal de la Fundación de Investigación del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega. Entre las distintas líneas de investigación llevadas a cabo por la citada unidad destacan varios estudios dedicados al diagnóstico precoz de la enfermedad: biomarcadores proteicos y el estudio de genes de riesgo asociados que podría traducirse en un abordaje precoz, indica González.
Neuroprotección
El tratamiento actual más común se centra en fármacos hipotensores, pero en casos necesarios también se acude a terapias con láser, e incluso, la cirugía. Para Ignacio Rodríguez Uña, especialista en glaucoma del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega, una línea novedosa e interesante, aunque todavía en desarrollo, es la neuroprotección: "Se trata de fármacos y diversas estrategias terapéuticas que buscan aumentar el bienestar del nervio óptico, a través de la mejoría en su nutrición y perfusión y retrasando los procesos degenerativos propios de la enfermedad. Algunos ejemplos de agentes neuroprotectores podrían ser los antioxidantes, los antiinflamatorios, algunos complejos vitamínicos, y ciertas moléculas que actúan como neurotransmisores".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada